Hace una fideua en Peñiscola?? El Rincón de Javi os espera!!!

Y de nuevo Semana Santa… un año más volvemos a Peñíscola, la ciudad del Papa Luna.

Ya son 20 años los que llevo perdiéndome por sus calles y sus calas.

Pero este año he descubierto un restaurante que me ha encantado; lo visité las pasadas Navidades y tuve claro que volvería.

Se trata de El Rincón de Javi y se sitúa en la plaza que da entrada al castillo, a mano derecha. La terraza que veis en la siguiente foto es custodiada por una armadura, así que no tiene pérdida!

La imagen puede contener: personas sentadas, tabla, interior y exterior

Podéis encontrar diferentes menús, todos con su arrocito o su fideua, y sus diversos platos marineros… me encanta!!!

Esta vez fui con un viejo amigo al cual conocí por cierto en Peñíscola hace 18 años; la noche anterior habíamos salido todo el grupo a disfrutar de la noche mediterránea; una copa en Mandarina y la cosa se alargó…

Al día siguiente ni rastro de ninguno!!! Excepto Iñaki y la escritora de este post que nos fuimos a disfrutar del sol y de la playa.

Iñaki me preguntó donde podíamos comer, y yo no tuve ninguna duda… Vamos al Rincón de Javi!! E ipso facto allí no dirigimos.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas y lentes de sol

Como siempre, el trato de los camareros increíble; son muy atentos y aunque no conozco a los cocineros… bien merecen ser nombrados, vaya mano tienen!!!

(Tengo que mencionar que uno de los camareros además es paseador de perros, y si os lleváis a vuestros peludos de vacaciones podéis contratarle).

Nos decantamos por un menú degustación, no llegaba a 20 euros por persona, económico y muy bueno.

Para abrir boca una ensalada de queso de cabra con virutas de jamón y vinagre balsámico…(un poquito de verde siempre viene bien). 🙂

Para continuar unos platos de puntillas, calamares y pescaditos fritos. Seré breve y concisa, buenísimos.

Cuando ya no podíamos más…. Apareció el camarero con una paellera…. Quien se acodaba de que aun nos quedaba el plato fuerte??? Nosotros no… la sensación de saciedad ya había aparecido instantes antes…

Y ahí la teníamos…. Una fideua de marinera con su alioli…. Que olor desprendía…

La imagen puede contener: comida e interior

Y nos la acabamos… vaya si nos la acabamos… ya se lo dijimos al camarero…era un delito dejarla!!!…

Nos quedaba aun el postre… pero para un poquito de dulce siempre hay espacio… así que Iñaki el Intrépido se decantó por unas natillas caseras y yo por un flan de vainilla con nata casero.

La imagen puede contener: 1 persona, postre y comida

Para mi es un local de referencia en Peñíscola, y me reitero, no solo por su cocina sino por el trato al cliente. Lo recomiendo.

Lo mas significativo de esta velada? Haber estado con uno de mis mejores amigos; no importan los 350 km que nos separan entre su ciudad y Zaragoza, no importa el tiempo que puede pasar sin vernos, él siempre está ahí.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas y comida

Ah!! y en verano volveré a por una fideua 🙂

“La amistad es como el mar, se puede ver el principio, pero nunca el final”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s