Las mil y una noches en Marrakech…en el desierto….en un sueño….

Con este frío al pensar que hace solo 6 meses estaba a 52ºC en Marruecos un poquito, (solo un poquito) entro en calor.

Llevaba ya tiempo queriendo visitar Marruecos, pues había estado hace años en Egipto y me había encantado el mundo árabe. Así que tras convencer a mi mami saqué los billetes de avión.

vuelo marrakech

El tema de mi pasaporte…bueno eso fue otra aventura…conseguí renovarlo 48 horas antes de despegar…aprovecho para agradecer a nuestra policía nacional el favor de no dejarme sin el documento…soy un desastre lo asumo, una y mil veces lo reconoceré.

El viaje comenzaba;tomamos  un ALSA Zaragoza – Barajas de madrugada y a la hora de comer ya estábamos en la plaza de Marrakech Jemaa El Fnaa.Una plaza variopinta, donde de día puedes tomar zumos de frutas recién exprimidos por 40 dinares, ver monos, cobras, tatuadoras de henna…por la noche se transforma en terrazas para cenar, con su música árabe, sus alimentos árabes….. ¡de ensueño!

zumo plaza

Desde los restaurantes de los edificios de la plaza, se ven unas vistas preciosas al atardecer, si vais os recomiendo el Café Paris donde cenamos rico Cous Cous y Tajin, platos típicos árabes.

nocturna

Nos hospedamos en un Riad, una casa típica árabe del zoco. Llegar allí fue una odisea, la primera vez, es conveniente darle una propina a un lugareño para que encontrar el alojamiento en el entramado laberinto. Miles de objetos se venden en el zoco, artesanía, ropa, alimentos…yo me traje una tetera con sus vasitos a juego preciosos, cuando la uso parece que aun puedo oír a los vendedores llamándonos para enseñarnos su bazar.

El Riad Naya, precioso. Una casa de 3 plantas, con su patio interior típicos árabe. Lo regentan Boy y Ayoub, dos jóvenes bereberes del desierto, hospitalarios y encantadores. Todas las mañanas nos servían un desayuno árabe con su té de menta.

te menta

Por las noches subíamos a la azotea a escuchar a  Bou y Ayoub tocar la guitarra y cantar canciones árabes…era como estar en Las mil y una noches.

riad

En el viaje coincidimos con mi primo, cosas del destino; habíamos sacado billetes al mismo destino en las mismas fechas.

Decidimos visitar a la mañana siguiente la ciudad marítima de Essaouira, de viaje conocimos a una familia argentina – brasileña. La ciudad es bonita, tiene mucha tradición de pescadores; pero en mi opinión nada del otro mundo. Después de las 6 horas de viaje totales entre ida y vuelta al Riad, conseguimos ver campos llenos de árboles de argan, con unas simpáticas cabras subidas en las ramas; lástima que no pudiera hacer foto de ello; porque os encantaría.

argan

Ya de vuelta a Marrakech, yo quería aventura; la ciudad era muy bonita sí, pero.. ¿y ese desierto?

¿Era como en la tele, con sus bereberes y sus jaimas? Y como buena maña que soy, (y por lo tanto cabezona), conseguí contratar a una agencia por internet la visita.

Me costó Dios y ayuda convencer a mi madre… el plan era cruzar la cordillera del Atlas en mini bus, montar 4 horas en dromedario y dormir en un campamento en una jaima en el desierto de Zagora; y como podéis imaginar fue una experiencia única.

atlas

Cruzar el Atlas pasando de 52ºC a 15ºC en una hora fue muy curioso. De camino paramos en la kasbah Ait Ben Haddou, una antigua fortaleza donde se grabaron Juego de tronos, Gladiator, La momia y muchas películas más.

kasbah

Desde allí, salimos directas a Ouarzazate y a Zagora, donde tomamos por dos horas unos dromedarios que nos llevaron hasta el campamento. Todavía puedo oír a mi madre gritar cuando el dromedario se levantaba… el espectáculo de teatro mas importante a su lado no tendría nada que hacer…

selfie camello

A la llegada al campamento, los jóvenes bereberes nos esperaban con té de menta recién hecho. Más de 30 personas de nacionalidades de todos los continentes, (y digo todos porque también había australianos), nos encontramos allí sentados, en el suelo.

noche desierto

Cenamos en una jaima preparada para tal efecto y después los bereberes nos deleitaron con percusión y cantos árabes. Después nos quedamos mirando las estrellas… una experiencia inolvidable.

timbales

Como anécdota, decir que conseguí que uno de los chicos de allí me dejara coger un escorpión que habían encontrado en las montañas, obviamente estaba muerto.

dromedario

Poco a poco la gente se fue retirando a la jaima, unos pocos y yo decidimos dormirnos allí al raso, sobre la alfombra, sobre la arena del Sáhara.

Aunque era Julio, la temperatura bajo a 20ºC, por el día habíamos llegado a 50ºC…con ese contraste alas 3 de la madrugada me desperté y acabé durmiendo en la colchoneta de mi jaima.  A las 6 de la mañana nos despertaban gritos árabes, estaba amaneciendo y el sol empezaba a brillar tras la cordillera del Atlas… simplemente impresionante.

Volvimos a montar en dromedario para llegar al poblado y desde allí tomar el mini bus que nos llevó de vuelta al Riad.

Esa era la última noche, cenamos en los puestos de la plaza. Recuerdo el numero 15 donde un chico que hablaba español, animaba a sus compañeros a cantar y tocar palmas, fue muy divertido.

plaza noche

A la mañana siguiente, nos unimos a un grupo de Visit Free, así pudimos visitar los monumentos de la ciudad y conocer más su historia.  ¡Teníamos el tiempo justo!

ciudad

Horas después estábamos sobrevolando el estrecho de Gibraltar dirección Barajas, tocaba volver a España.

¿Mi balance del viaje? Un 12 sobre 10…la gente del desierto es de las personas más hospitalarias que he conocido, (este es uno de los principios que siguen los bereberes). Me quedé con ganas de visitar el desierto de Merzouga y sus dunas de metros de altura… aunque pensándolo bien… ya tengo una excusa para volver.

Marrakech es simplemente, especial…

mas camello

¨Hay cuatro cosas que no vuelven; la flecha arrojada, la palabra ya dicha, la oportunidad desperdiciada y la vida pasada¨ (Proverbio árabe)

 

 

 

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s